Jamás se desharán de nosotros

por Georg Kasch
Traducción: Margarita Borja

Heidelberg, 4 de febrero de 2020 ¿Quienes son finalmente los responsables del atentado? ¿Los activistas políticos que tienen en la mira a una decadente familia de las élites? ¿O los miembros de esta misma familia que han convertido la vida de sus empleados en un infierno? ¿O los empleados de la casa que han pactado con los activistas? ¿O los miembros de la familia que se odian unos a otros con todo su corazón?

Jugosamente telenovelesca

En “Cuando estallan las paredes” no podemos estar seguros de nada. El autor y director Fabio Rubiano Orjuela, quien además dirige el Teatro Petra en Bogotá, y aparece sobre las tablas en el papel del médico, ha creado una obra con una mezcla tan fascinante como inquietante, entre el auto sacramental y la telenovela: por un lado sus personajes, más que individuos de carne y hueso, son envases portadores de posturas sociales y políticas; por otro lado están constantemente liándose emocional y sexualmente entre ellos. El padre lo hace con la sirvienta, la madre (muy aficionada al trago), con el médico de la familia, la hija anoréxica vomita cada vez que puede, el hijo gay sueña con acostarse con el guardaespaldas. ¡Imposible imaginar una telenovela más jugosa!

En realidad los mundos están separados: arriba y abajo, izquierda y derecha. Pero a medida en que los presuntos terroristas se infiltran en la vida diaria de la familia, van naciendo sentimientos, deseos entre los cuerpos, que abren túneles entre barreras de clase. Lo cual lleva a que los atentados nunca se terminen de realizar, o se empiecen para deshacerlos al instante. Todos los intentos fallan. En algún momento el padre se lo dice claramente a toda su adinerada familia: jamás podrán deshacerse de nosotros. Un atentado podría acabar con cuatro, cinco personas. Pero cada acto de venganza, cada abuso de poder puede con muchos más...

Este dilema, aparentemente sin salida, refleja la realidad colombiana de un conflicto interminable entre el Estado y los rebeldes de las FARC, y le sirve a Rubiano Orjuela para poner en escena esta coreografía social en clave grotesca: los cubiertos vuelan como flechas, los personajes se mueven de pronto en cámara lenta, cada ataque de vómito de la hija es una erupción de granos (¿café colombiano?) que se riegan ruidosamente por el suelo (como lo podemos apreciar en el vídeo con que Teatro Petra se presenta en nuestra página web).

El favorito de papá asesina al favorito de mamá

De nueve puertas van surgiendo imponentes los actores, en vestuarios que evidencian su posición (sus señorías muy barrocas, los criados de pantalones cortos), y se lanzan a un juego infinito de luchas entre ese paisaje de sillas y mesa. Marcela Valencia hace de madre ebria y embriagadora, va inyectando a su paso tambaleante el veneno de su cinismo, Jacques Toukhmanian es ese padre blindado al que todo le rebota, hasta que de repente estalla en amenazas, Mauricio Santos es un quejicoso hijito de mamá. Y no falta surrealismo, como cuando Santiago Londoño interpreta no solo al activista principal (con aires de Jesús) del cual se enamora la niñera, sino también al perro, el favorito de papá, quien mata al doctor, el amante de mamá.

En medio de estos enredos que se suceden vertiginosamente sobre el escenario uno termina por perder de vista el desarrollo: ¿cuántos atentados se van ensayando ya?, ¿quién vive todavía o ha revivido, quién por fin ha sido eliminado?, ¿es cierto que a los activistas les vencen los reparos morales o es que a la final se han convertido en parte del problema y se han asimilado simbióticamente a sus opresores? En algún momento brilla una especie de solución: el jefe de los activistas propone confiarse a la democracia. ¿Y cómo reacciona el padre? Le agarra el miedo a perder el poder. Y alguien gimotea que si ya han sacrificado tantas víctimas, pues deberían seguir luchando... Y entonces siguen explotando las bombas y las paredes siguen estallando por los aires. Y aquellos que siempre estaban arriba, siguen teniendo la última palabra.

Cuando estallan las paredes

Autor y director: Fabio Rubiano Orjuela
Coproducción: Teatro Jorge Eliécer Gaitán (Idartes) y Teatro Petra / Dirección artística: Hernán García / Escenografía: Mambrú Arte / Iluminación: Adelio Leiva / Vestuario: Hernán García (Teatro Petra) / Producción ejecutiva: Daniel A. Mikey.

Elenco: Juanita Cetina, Jorge Mario Escobar, Liliana Escobar, Mónica Giraldo, Santiago Londoño, Fabio Rubiano, Mauricio Santos, Jacques Toukhmanian, Marcela Valencia
Duración: 1 hora 10 minutos, sin intermedio

..