"Minga de una casa en ruinas" en la prensa

El montaje juega con el pasado, el presente y el futuro de las ruinas de una casa chilota, para proponer un intenso viaje por el sentido de habitar y de comunidad en un presente que parece preferir las casas desechables y los hogares efímeros. La obra se pregunta: ¿cuántas casas u hogares tenemos que destruir para entender por fin quiénes somos?, ¿podemos construir otro futuro con estas ruinas?

Centro Gabriela Mistral (GAM)

Durante la performance se nos explica que en el archipiélago de Chiloé, en la Patagonia chilena, la “minga” es una actividad colectiva prehispánica prácticamente olvidada que consiste en el trabajo en beneficio de las comunidades. Este sistema informal de ayuda recíproca también se ponía en práctica cuando alguien se mudaba y trasladaba su casa entera de un lugar a otro. Con este pretexto de base, la actriz Ébana Garín deconstruye de forma metafórica una casa aprovechando la acción para hablarnos de exilio, raíces, opresión, identidad y sentido de pertenencia a un lugar [...] Una propuesta equilibrada y con la complejidad artística y técnica necesarias [...] Todo parecía perfecto, hasta que en mitad de los aplausos finales el festejo se vio empañado por la irrupción de dos espectadoras nativas de la propia Isla de Chiloé y que de forma reivindicativa increparon a la actriz por lo que acababan de presenciar, argumentando entre otras cosas que es mentira que la minga esté muerta.

Germán Corona, La voz de Cádiz